14 marzo 2008

Imbatido

Una de las características que tenemos los porteros es que somos unos inconformistas: no nos vale con ganar un partido, queremos dejar la portería a cero todos los días, quizá más como reto personal que por otra cosa. No es una tarea fácil: hay días en los que te llegan muchas veces y paras absolutamente todo, pero hay otros en los que te llegan una única vez y te la enchufan.

Además de una buena dosis de suerte, el principal ingrediente para mantener la portería imbatida es la concentración. No sirve de nada hacerte cuarenta paradones si luego en una salida no estás concentrado y se te escapa el balón, o sales tarde y el delantero llega antes que tú... y el rival marca gol. Todo el trabajo previo "a la basura" por un despiste. Es así, la posición del portero tiene estas cosas. Estamos en lo de siempre: un portero, si falla... todos sabemos lo que pasa. La sensación que se te queda cuando encajas un gol, aunque vayas ganando, no es agradable, ya lo sabéis. Sin embargo, al acabar el partido imbatido tienes una sensación que te "llena", te da una buena inyección de moral, y te tomas el siguiente partido con aún más ganas de permanecer imbatido. Además, esa sensación se transmite al resto del equipo, que saben que tienen un "seguro" en la portería.

Ya hacía días que por unas circunstancias u otras no conseguía dejar mi portería a cero, pero este domingo por fin lo hice o, mejor dicho, lo hicimos: no jugué todo el partido porque llegué tarde, así que el entrenador se tuvo que poner forzosamente en la primera mitad - no sé si os he comentado que sólo estoy yo de portero y cuando fallo por cualquier circunstancia se pone el entrenador, que tiene ficha, o algún otro compañero -, y yo jugué la segunda mitad, así que se puede decir que es un logro conseguido por los dos. Ahora toca continuar con esta 'buena racha'.

2 comentarios:

guardameta dijo...

Lo primero, enhorabuena.

Yo ya no me acuerdo de cuando fué la última vez que acaba un partido imbatido...creo que salió en el NO-DO y era en blanco y negro.

KCO dijo...

Tú jugabas a fútbol sala, ¿no? Yo también juego a sala y es infinitamente más complicado quedarte con la portería a cero, yo también tendría que mirar muy atrás...