02 noviembre 2008

El diluvio universal

Ya hacía días que no os contaba alguna de mis anécdotas personales. Hoy he vivido en mis carnes el auténtico diluvio universal. Ya sé cómo se sintió Noe en su barco lleno de ejemplares de todas las especies vivientes en la Tierra...

Ayer me reía viendo el partido Valencia CF-Racing de Santander, contemplando las escenas de los jugadores tirándose en la piscina en que se había convertido Mestalla, poniéndose de barro hasta las trancas. No podía imaginar que el destino me deparaba para mí y mis compañeros algo muy parecido. Desde las 2 de la mañana ha estado lloviendo con ganas en Zaragoza, han bajado las temperaturas y, cómo no, ha aparecido nuestro amigo el cierzo, y esta mañana tocaba partido. Como os podréis imaginar con este panorama, las ganas que teníamos de ir a jugar cuando nos hemos levantado esta mañana eran menos que mínimas, y en otras ocasiones hubiésemos pensado en que, con ese agua, lo normal era que el partido se suspendiese. Pero hay un factor que hoy jugaba en nuestra contra: el campo donde jugamos como locales es de césped artificial y era imposible suspender el partido, porque el espectacular drenaje del campo hacía que no se note apenas que había estado lloviendo tantas horas seguidas. De hecho, los campos colindantes, de tierra, parecían auténticas balsas y, por supuesto, nadie ha jugado allí.

Bien abrigados y ataviados de capas y más capas (y algún chubasquero entre medias), nos hemos lanzado a jugar y hemos sufrido las inclemencias del tiempo hasta en los huesos, ¡¡cómo pesaba la ropa!! Por lo menos en el descanso nos hemos podido secar un poco y cambiarnos de ropa. Al final hemos conseguido un valioso empate con un rival directo, y alguno de nosotros, seguro que también se ha ganado un buen resfriado. Nunca en mi vida había jugado un partido con tanta lluvia. Seguro que estaréis de acuerdo conmigo en que el esfuerzo que hemos hecho hoy los participantes en el partido, incluído el árbitro, es amor por el fútbol, y lo demás son tonterías.

Seguro que vosotros también tenéis muchas experiencias meteorológicas que os hayan pasado en algún partido, y os animo a que nos las contéis.

Un saludo a tod@s.

8 comentarios:

Navedo dijo...

Jejejeje nunca sabes lo que pasará el día de mañana.

Un saludo y felicidades por el empate.

El fútbol es injusto

fernando dijo...

Yo he llegado a jugar un partido con algo de nieve y el campo medio embarrado y helado. Un abrazo.

Xainy dijo...

Hola!
Ese es el verdadero fútbol. Todos los jugadores que llegan a algo se han formado en campos de esas características.
Un abrazo! Nos leémos ;)

IMPORTANTE: Concurso de Blogs en Mi Rondo. Pasaros y apuntaros. Os espero.
Mi Rondo

juanjo2 dijo...

La verdad que he jugado en campos de tierra que dan miedo, y tirarse acaba siendo algo horrible.
Luego, cuando empezó el césped, llegaron las buenas costumbres y, sin duda, la lluvia te hace llegar a cualquier balón.
¿Tú no prefieres que llueva en un campo?
Saludos

KCO dijo...

Prefiero que el día esté soleado, y si el sol no molesta, mejor. Eso sí, que el campo esté lo suficientemente húmedo. Obviamente me refiero a césped ya sea natural o artificial, aunque en los campos de tierra un remojón antes de empezar no viene mal, sobre todo para que no se levante el polvo...

Jugar lloviendo, llueva mucho o poco, desde mi punto de vista trae muchos inconvenientes más que ventajas, sobre todo para los porteros:

1- Los guantes se te humedecen y manchan demasiado y puedes pifiarla si se te resbala algún balón.
2- La ropa y las botas cada vez pesan más y cuesta más moverse.
3- Si juegas en césped natural o tierra, te cuesta más moverte porque la tierra está muy blanda y te hundes al pisar y al impulsarte.
4- El balón es mucho más rápido cuando toca el suelo y hay que estar mucho más concentrado. Y si hay charcos se puede quedar clavado.
5- Tienes que tomar más medidas que en un partido sin lluvia para no quedarte frío, por lo que aumenta la posibilidad de lesiones.

Y voy a parar ya de poner más inconvenientes porque si no no voy a acabar nunca...

Un saludo

KCO

Juan dijo...

No son las mejores condiciones del terreno de juego para jugar un partido.

Un saludo.
El marcador deportivo

Riikii dijo...

Yo he llegado a jugar un partido con el campo helado, parecía una pista de esqui un poco más y alguno se mata, encima no deveria ni tener 9 años.


Saludos

Carlos Cruz dijo...

Hola,

me gustaría ponerme en contacto contigo para ofrecerte algo para tu blog.

Bueno, mi email es: carloscruz.omr@gmail.com

Espero ponerme en contacto contigo pronto.

Un saludo